Conóceme

Me llamo Germán, tengo 31 años, soy de Málaga y soy un emprendedor que empezó a moverse por el mundillo de Internet desde el año 2014.

GermánLa verdad que en el momento de escribir esto todavía no tengo muy claro el enfoque que voy a darle al blog, pero bueno, pienso que lo mejor es fluir y poco a poco se irán dando las circunstancias y acontecimientos necesarios.

Siempre me ha encantado el mundo de la tecnología y los ordenadores, me llegó la oportunidad de tirarme a la piscina y lo hice sin pensarlo. Decidí montar mi propio negocio y aposté por ello, confié en mi.

Al ver el panorama laboral en España y las pocas ganas que tenía de trabajar para otros, decidí investigar y empezar a adentrarme en el mundo online.

Siempre tuve claro que me dedicaría a hacer algo por mi cuenta, algo que no dependiera de otra u otras personas. Eso de aguantar a un jefe no es lo mio, la verdad.

Mis comienzos en el mundo adulto

Desde que empecé a trabajar, a los 17 años, he hecho infinidad de cosas para conseguir dinero, aunque mucha gente suele decir “ganarse la vida” yo pienso que la vida me la gané en el momento en que nací.

Empecé a trabajar con 17 años en la construcción, aunque sólo fue un trabajo para los meses de verano, me sirvió para darme cuenta que eso no era para mi, ese no era mi camino.

“Germán, estudia para ser un hombre de bien”

Después del verano decidí ponerme a estudiar un módulo de grado medio de Frío, Calor y Climatización. Aunque lo empecé con bastante entusiasmo, sólo me hicieron falta 2 meses para darme cuenta de que me había equivocado.

Cuando me apunté al módulo pensé que sería de otra manera, la verdad. El caso es que me aburrí (como siempre me ocurría con los estudios) y acabé por quitarme de nuevo.

En mitad de ese mismo año me enteré de un curso de “Técnico en sistemas microinformáticos” que subvencionaba la junta de Andalucía en una academia cerca de dónde vivo.

Me apunté y la verdad que eso se me daba genial, sobre todo la parte práctica (siempre se me dieron bien los ordenadores), era de los que más destacaba en el curso, el problema es que la parte teórica, como siempre, me aburría y en muchas ocasiones pasaba de todo.

El caso es que llegué a terminar el curso pero no me dieron el título (fui el único de la clase que no se lo sacó), sin embargo hacía cosas con el ordenador que ninguno de los alumnos sabía hacer.

Terminé el curso y me puse a buscar trabajo de lo que sea, sinceramente me daba igual. Ya había comprobado que estudiar no era lo mio (nunca lo fue). Siempre fui de los peores de la clase en el colegio porque pasaba de estudiar, aunque a día de hoy tengo claro que lo que no me gustaba era que me dijeran lo que tenía que hacer. Siempre he sido un rebelde en ese aspecto.

Recuerdo mis años en el colegio e instituto como los peores años de mi vida simplemente porque me obligaban a hacer algo que no me gustaba, estudiar, o mejor dicho, memorizar cosas inútiles que luego no te servirían para nada excepto para ocupar espacio en tu cerebro, y aveces ni eso (que montón de años perdidos).

Pocas son las veces que hacía los deberes en casa o estudiaba para un examen, creo que con las 2 manos me sobran dedos para contarlas.

Conseguí sacarme el graduado escolar mediante 4º de E.S.O de diversificación, que era una opción para “alumnos que quieren pero no pueden”, ese era el eslogan que el colegio le ponía.

Una vez que me saqué el graduado con 17 años, comencé a trabajar ese verano en la construcción, tal como cito más arriba.

¡Si no quieres estudiar a trabajar!

Como digo, me puse a buscar trabajo en lo que sea (año 2004). Cogí una mañana y me fui a la bolsa de trabajo del ayuntamiento. Recuerdo que en aquellos tiempos tenías donde elegir, había una lista enorme de empleos disponibles y una mujer que, cuando te decidías por lo que querías te hacía rellenar una solicitud para entregársela a la empresa.

Pues bien, de entre todos los oficios que allí había me decidí por una oferta de “Ayudante de instalador de aire acondicionado”, casualmente para lo que empecé a estudiar y no terminé.

Estuve trabajando en esa empresa desde el año 2004 hasta que entró la famosa crisis en el 2008. En ese tiempo conseguí controlar perfectamente el oficio, hice varios cursos a través de la empresa y conseguí salir de ahí como oficial, algo que me abrió muchas puertas.

En el año 2009 empecé a trabajar en un hotel como técnico de mantenimiento, dado mis conocimientos en climatización, electricidad y fontanería no me costó mucho trabajo encajar en la empresa y que apostaran por mi.

Desde el año 2009 hasta el 2013 estuve trabajando en el hotel como técnico de mantenimiento (me llamaban para cubrir bajas, vacaciones, etc..), montando y reparando máquinas de aire acondicionado por mi cuenta, haciendo algunas instalaciones eléctricas y grabando grupos de música en un pequeño estudio de grabación que monté (The Pak´s Records).

estudio german

Como desde los 14 años tocaba la guitarra y tuve varios grupos, no me fue muy difícil conseguir el equipo y ponerme a grabar grupos. Aquí puedes ver algunos de mis trabajos.

En esos 4 años hice absolutamente de todo, e incluso hice un curso de mantenimiento y me fui a hacer las prácticas a un hotel de Alicante, cuando volví me ofrecieron trabajo en tarifa y allí que me fui un mes a trabajar (ese verano fue duro pero intenso).

Aun así, y después de dar tantas vueltas, no conseguía encontrar mi sitio.

Por qué me inicié en el mundo online

Anteriormente yo ya había montado algún que otro blog gratuito del estilo wordpress.com o blogspot.com. El caso es que más o menos conocía el mundo de Internet y la verdad que siempre a sido algo en lo que me he desenvuelto bastante bien.

Los ordenadores y la tecnología en general es algo que se me da de fábula, llegando a prender todo lo que quiero en espacios bastante reducidos de tiempo.

El caso es que en el año 2014 tuve un problema en mi pierna izquierda. Sin venir a cuento me empezó a doler bastante y los médicos de la seguridad social no sabían (o no querían saber) qué me pasaba.

Harto de tomar pastillas sin saber para qué, decidí ir a un traumatólogo privado que me recomendaron, el Dr. Cecilio Casermeiro, uno de los mejores médicos y personas que conozco.

Me hizo una prueba en 3D de la zona de la cadera (donde me dolía) y pudo verificar que era un tendón lo que me producía el dolor, aunque lo mejor estaba por llegar.

En la imagen 3D se veía parte de mi columna vertebral, casualmente una parte, que sin saberlo, estaba partida. ¡Tenía la espalda rota desde hacía años y no lo sabía!. En la imagen siguiente puedes ver mi espalda.

espalda german

Esta prueba marcó un antes y un después. A raíz de esto me tuve que replantear toda mi vida. Dejé de montar aire acondicionado, dejé el hotel, dejé todo lo que sabía hacer para ganar dinero, puesto que no podía levantar peso ni hacer esfuerzos.

Decidí mirar por mi salud y volcarme en otra cosa, empezar de cero. A raíz de eso, encontré mi camino y mi verdadera felicidad.

Mis comienzos en el Internet

Me desconecté de la TV, me preparé una mesa, un ordenador que tenía, una silla y puse mi cerebro a funcionar. Me marqué como meta llegar a ser un trabajador autónomo y a vivir de mis negocios online.

Quería hacer algo diferente, ser diferente y no tener que estar dependiendo de un jefe que lo único que le importa es la productividad de la empresa y sus beneficios.

Me mentalicé a tomármelo como un trabajo, pero no echando 8 horas, sino 10 y 14 horas diarias, así todo un año entero (incluyendo fines de semana), y lo mejor de todo es que mientras, no veía ni un miserable euro. Todo era buscar información y aprender e ir montando algún que otro proyecto para poner en práctica lo aprendido.

Mientras tanto mi mente siempre estaba pensando en llegar a la meta, en no rendirme (aunque a veces desfallecía), en llegar a conseguir mi sueño y en no frenarme por nada del mundo.

Poco a poco fui montando webs, fanpages, Redes de blogs, e-commerces, etc, etc… Fui montando mi pequeño gran imperio trabajando y estudiando todo lo que podía.

Un año después, en Noviembre de 2015, me di de alta como autónomo y al siguiente año, en el 2016, conseguí facturar más de 45.000€ en ese año, todo un reto para haberme sacado la ESO en diversificación ¡JA!.

Ahora trabajo todos los días desde la comodidad de mi casa, con mi familia alrededor e invirtiendo mi tiempo en lo que realmente me gusta o me apetece.