Crear tu realidad depende de tus pensamientos

Antes de ponerme a escribir este o cualquier otro post necesito una idea, una inspiración, un sentimiento o algo que despierte mi creatividad. Una vez encontrado ese algo, necesito encontrar las herramientas adecuadas para llevar esa idea a cabo, en este caso, mi blog, pero mucho antes también necesito diversos conocimientos para la realización del mismo.

Es decir, para poder redactar un artículo y subirlo a un blog/web en internet, inicialmente necesito conocimientos técnicos sobre:

  • Conocimientos básicos de informática (ofimática, Windows, etc…)
  • Administración de sistemas, necesario para administrar un servidor donde alojar el blog.
  • Diseño web, para la maquetación de los contenidos.

Bien, una vez reunidos todas esas cualidades necesarias, ya estoy preparado para redactar y gestionar contenidos en un blog o página web.

Lo que comento aquí es un ejemplo práctico que puedes llevar a cualquier ámbito de tu vida. Para crear algo primeramente necesitas una idea y luego las herramientas necesarias que te permitan ejecutarla.

El secreto de todo esto está en saber darle forma a tus pensamientos, en poner en orden tu cabeza, en saber qué quieres realmente en tu vida. De nada sirve empezar varias cosas a la vez sin centrarte en una en concreto, de esta forma lo único que consigues es dividir tu energía, por lo que lo más probable es que acabes agotado y con un sentimiento de «invierto mucho tiempo en esto o aquello y no veo resultados«.

Lo mejor es centrarte en una cosa, empezar y acabar, volcando toda tu energía y atención en eso que quieres conseguir. Márcate una meta y ve subiendo los escalones de uno en uno.

Como todo en la vida, el sacrificio, esfuerzo y paciencia van de la mano. Cuando te marcas una meta en la vida tienes que saber que te encontrarás inconvenientes, personas que te ayudarán y otras que te pondrán la zancadilla. Tienes que entender que:

Cuanto mayor sea tu meta, mayores serán los sacrificios que tendrás que hacer.

Tienes que tener claro y estar [email protected] que vas a tener que sacrificar muchas cosas, en especial tu tiempo (con todo lo que eso conlleva).

Por lo tanto, es importante que seas realista contigo [email protected], que sepas hasta donde puedes llegar y qué grado de implicación puedes tener conforme a los recursos que tienes.

De nada te sirve pensar en ser piloto de avión si no tienes o no puedes conseguir los recursos necesarios para obtener el permiso de aviación.

Nuestra mente es la que crea la realidad

Todo pasa por nuestra cabeza antes de hacerse material. Todo lo que nos rodea, antes, fue el pensamiento de alguien.

El secreto aquí está en romper ciertos patrones mentales que tenemos «instalados», puesto que la mayor parte del día, los pensamientos que pasan por nuestra cabeza, están en «piloto automático», es decir, la mayoría de nuestros pensamientos ocurren de manera inconsciente.

Constantemente estamos creando nuestro futuro, estamos haciendo cosas, pensando, moviéndonos…, todo ello fruto de una serie de «pensamientos automáticos» que tenemos memorizados o instalados en nuestro cerebro. Esto ocurre, en mayor medida, debido a la educación o vivencias previas que hemos vivido durante nuestra vida.

Nuestra educación es una doctrina de creencias que nos imponen, desde siempre nos han dicho lo que está bien o lo que está mal, lo que se puede o no se puede hacer, lo correcto e incorrecto, pero no nos dejan, en la mayoría de los casos, espacio para cuestionar esa realidad, lo que provoca un parón en la evolución del ser humano.

Cuando llegas a entender esa situación, hay que romper tus esquemas mentales y comenzar a desaprender para convertirte en CREADOR o CREADORA de tu futuro. Hay que dejar de ser una víctima de la realidad que vives para convertirte en creador/a de ella.

Si lo haces, llegarás a ver las cosas desde otra perspectiva mucho más amplia. El cuestionamiento de las cosas es lo que nos hace evolucionar como especie, si damos todo por inventado o por hecho ¿Qué demonios estamos haciendo aquí?

Cambia tu energía

Como bien sabrás, todo lo que nos rodea es energía en movimiento, energía que vibra, incluido nuestros pensamientos, y e ahí una de las claves para cambiar o modificar tu realidad a tu antojo.

Si te fijas, todo es cuestión de percepción, de la forma en que percibes las cosas y cómo las afrontas. Para cada uno de nosotros una misma situación es afrontada de una distinta forma, por ejemplo, si vas en el coche y otro conductor se salta un «stop» y está a punto de colisionar contigo, te hará despertar una reacción (en la mayoría de los casos inconsciente).

Esa causa que acaba de pasar tiene un efecto en ti, pero para cada uno de nosotros esa causa y efecto es diferente, pues cada cual tiene un carácter y una forma de ser diferentes que ya viene programada e impresa en nosotros, ya sea por nuestra educación o por nuestra naturaleza en sí.

Obsérvate cuando algo te ocurra, verás como en la mayoría de los casos respondes por instinto, no eres consciente de la situación, no te paras un segundo a pensar «¡Eh! estoy aquí ¿Qué me acaba de ocurrir? ¿Realmente merece la pena que me acuerde de la madre de ese conductor?«, directamente respondes y actúas de una forma automática.

Lo que hay que trabajar aquí es nuestra forma de pensar haciéndonos más conscientes del «aquí y ahora», por tanto, lo que conseguimos es que nuestro cerebro vibre con otra energía. Todo pensamiento y sentimiento tiene una energía (no lo digo yo, lo dice la física cuántica), una señal electromagnética.

Al cambiar la energía de nuestros pensamientos, también cambiamos la energía que desprendemos, vibramos a otro nivel y esto provocará que esa energía atraiga a otras energías semejantes.

Si vas por la calle insultando a la gente recibirás más de lo mismo, personas que se apartarán de ti o reacciones violentas o reacias hacia tu persona. En cambio si vas dando abrazos recibirás agradecimiento por parte de los demás.

Lo que acabas de hacer, en el ejemplo anterior, es cambiar la energía de tus pensamientos provocando que lo semejante atraiga a lo semejante.

Para conseguir esto, y extrapolarlo a tu vida o tus metas, puede que tengas que cambiar tus creencias, emociones y comportamientos, de forma que crearás un nuevo campo electromagnético y seguro que irás atrayendo cosas, situaciones y personas a tu vida que vayan en dirección a tus metas u objetivos.

Creer es crear

De aquí viene la famosa frase de «creer es crear». Si aprendes a no ver limitaciones y a tener un comportamiento positivo, sobre todo ante las adversidades, conseguirás pasar por encima de los obstáculos, te cueste más o menos.

Ten en cuenta que primero necesitas fracasar en muchos aspectos para conseguir aquello que quieres. Se llama experiencia.

Si observas los grandes emprendedores te darás cuenta que fueron personas que tuvieron, en su día, ideas descabelladas para su época, que no entraban en la cabeza de mayoría de los mortales, provocando así un aluvión de críticas y de pensamientos negativos hacia ellos, pero a pesar de todo continuaron con sus proyectos.

Siempre que quieras emprender algo diferente, piensa y ten claro que las personas de tu alrededor serán las primeras en ponerte a prueba y en cuestionar tus capacidades para alcanzar esa meta.

Cuando quieras emprender algo, habrá algunas personas que te dirán que no lo hagas, cuando vean que no puedes aguantar, te dirán cómo debes hacerlo, y cuando finalmente lo hayas logrado, te dirán que siempre creyeron en ti. John C.Maxwell

Así que ponte manos a la obra, cree en ti, márcate objetivos y ¡ve a por ellos! Ten siempre presente que, si crees que no eres capaz de algo, estás en lo cierto.

Germán Moreno

Nada es casualidad, todo tiene un por qué, por eso estás aquí.

2 comentarios en “Crear tu realidad depende de tus pensamientos”

  1. Muchas gracias, todo es cierto, sin embargo todos los seres humanos por muy positivos que seamos nos atrapa el recuerdo, es decir nos manda al pasado a veces es bueno y fantástico pero otras veces es negativo y nos hace ir para atrás

Deja un comentario