La percepción de tu entorno es lo que crea tu realidad

¿Qué es la vida? ¿Dónde estamos? ¿Qué hacemos aquí? ¿Quién soy?… Muchas son las preguntas que muchos de los seres humanos que habitan este planeta se hacen sobre la realidad en la que estamos viviendo.

Todo lo que vemos, olemos, tocamos, saboreamos o escuchamos es lo único que sabemos (algunos) a cerca de esta realidad, pero… ¿realidad? ¿crees que eso es realidad?. Déjame decirte algo, eso que experimentamos con nuestros sentidos se llama percepción.

La vida, tal y como la ves o la experimentas actualmente, no es más que el fruto de una encarcelación de tu mente, de una privación de libertad, de una doctrina creada para privarte de lo que eres, pues, desde que viniste a este mundo, estás experimentando una falsa experiencia.

Hay algo o alguien que tiene miedo de que te muestres, de que seas tú, de que despierte eso que hay en ti (lo que realmente eres). Tienen miedo porque un Ser despierto y consciente no necesita creer, por que ya es, y ve más allá de todo este velo opaco que no deja ver la inmensidad de tu existencia infinita.

Intenta desconectar el piloto automático

¿Nunca te has dado cuenta que la mayoría del tiempo haces cosas por instinto o porque ya las tienes programadas/aprendidas? te pongo un ejemplo: Sales de casa y te metes en el coche para ir al trabajo, de paseo o donde quieras que vayas.

Te pones a conducir, pero ¿eres consciente de que arrancas, te pones el cinturón, pisas embrague, metes primera, enciendes la radio, circulas, etc, etc…? es más, ¿te haces consciente del ruido del motor, del vehículo en sí, del ruido del tráfico o simplemente conduces y ya está?

Cuando vamos conduciendo (o haciendo cualquier otra cosa) ocurren una serie de cosas a nuestro al rededor, las cuales no somos conscientes porque nuestra mente está programada para hacer esa tarea.

Es como estar dormido/a, como ir sonámbulo, en modo zombi. No somos conscientes del momento presente, de lo que nos rodea y, mucho menos, de nuestro propio cuerpo y menos aun de nuestro verdadero Ser.

Ahora mismo, mientras lees, están ocurriendo una serie de cosas a tu alrededor, párate, observa, intenta no pensar. Si estás en silencio, hazte consciente de él, de ti, de donde estás ahora, de que estás leyendo algo que ha escrito una persona que está a miles o cientos de kilómetros de ti.

A tu alrededor, mira, mira todo lo que hay; muebles, el aire que respiras y que tan necesario es para tu vida ¿piensas alguna vez en que respiras?; tu corazón, ahora mismo está regando con tu sangre todos los órganos, músculos, huesos, etc, que hay en tu cuerpo ¿lo piensas o te haces consciente de ello alguna vez?

El cielo, ¿lo miras alguna vez, te preguntas qué habrá ahí,? ¡Sal a la calle, míralo! Tu tan centrada/o en leer esto y no te das cuenta de que estás en mitad de un universo infinito que no conoces, pero crees que todo lo que ves es real, sin embargo no eres consciente de esa «realidad» ¿Cómo respondes a esto último?

¿No te das cuenta que no tienes ni idea de esto que llamas realidad? si ni si quiera eres consciente de lo que pasa a tu alrededor, ¿a caso no ves que te estás perdiendo la mayor parte de tu vida porque vas en piloto automático?

Así nos pasamos la mayoría de los días de nuestra vida (por no decir todos). Vamos en piloto automático porque desde que somos niños así han adoctrinado nuestra mente y así creemos que es la vida.

Es normal, desde pequeños siempre nos han dicho lo que está bien, lo que está mal, lo que es bueno, en lo que hay que creer, en lo que no hay que creer.

Nos hacen ver quiénes son los buenos o quiénes son los malos, nos dicen que hay que estudiar y aprender para ser algo en la vida, nos hacen creer que las noticias, la TV o la radio tienen la verdad absoluta.

Cuando algo sale en Televisión, todo el mundo da por sentado que es verdad lo que dicen, nadie CUESTIONA nada. ¡Ahí está el comienzo del despertar de la conciencia!

No nos enseñan a cuestionar, solo nos enseñan a obedecer y a creer «verdades» que dicen que son verdades. Hay que cuestionar todo, porque nadie, absolutamente nadie está en posesión de la verdad.

Tu mente es una cárcel

Los medios de comunicación, por ejemplo, no paran de bombardear todo el día en televisión, la prensa, la radio, Internet, etc… No dejan que tu mente tenga un respiro, no te dejan escapar de tu piloto automático. ¡Ahí quieren que estés!.

Mientras estás ahí, eres dócil, manipulable, permaneces dormido/a, aletargado, viviendo una realidad que no es la tuya.

La mente de un niño/a es una esponja, un libro en blanco el cual tenemos que escribir. Por capricho de la naturaleza, nuestra mente es algo que no puede estar vacío, necesita información para permitirnos hacer cosas.

Es como un ordenador, tienes que meterle una serie de programas para poder funcionar, para poder usarlo y sacar todo el potencial que tienen estas máquinas.

El tema aquí es ¿qué información le vas a meter o te van a meter? porque, a diferencia de un ordenador, una vez que metes algo en una mente no puedes borrarlo, no podrá olvidar jamás.

Han creado una cárcel dentro de nosotros mismos que no nos deja ver nada más que lo que nos han metido en la cabeza desde niños, pero, te pregunto, ¿eres tu mente o eres algo más?

La educación es una doctrina

La educación que recibimos en general, en la escuela y en casa, en pocos casos está basada en la empatía, el respeto, el amor, la espiritualidad… ¡nada de eso!

Nos hacen competitivos, crueles, nos privan de nuestros sentimientos, nos reprimen nuestras emociones. Sí, sin saber, sin darse cuenta. Una madre y un padre no quieren nada malo para su hijo/a, pero no hay conciencia porque no interesa que la haya, principalmente porque un pueblo consciente es un pueblo ingobernable.

Cada individuo o cada Ser es alguien diferente y especial que nada tiene que ver con otro Ser. Entonces, ¿Por qué nos dan la misma educación a todos por igual? ¿Por qué cuando alguien es diferente es la oveja negra?

¡No hay libertad de pensamiento! y como decía Jose Luís Sampedro:

Sin libertad de pensamiento, la libertad de expresión no sirve para nada.José Luis Sampedro

qué es la realidad

Cuando nos tratan a todos por igual, se reprimen nuestros dones, nuestra sabiduría interna única y por tanto se nos priva de nuestra libertad.

De esta forma, la mayoría termina de estudiar la carrera o lo que sea que esté estudiando y se da cuenta, posiblemente con el tiempo, que algo falla y que hay algo que no le hace feliz.

Esto ocurre en todos los gremios ¿no lo ves? ¿no ves que hay profesionales en diferentes áreas que les apasiona su trabajo y otros simplemente lo hacen porque hay que «ser algo en la vida»?

Ocurre mucho en la docencia. Profesores y profesoras, maestros y maestras. Muchos aman su trabajo, aman a los niños, aman enseñar, otros en cambio acuden diaria mente a sus puestos de trabajo.

Y no lo digo yo, mira a tu alrededor, hazte consciente del mundo en que vives, en lo que hemos creado. Una falsa realidad que es igual para todos y que si te sales de ella te mirarán como al bicho raro, como a un loco o, incluso, como una persona peligrosa.

Matrix, la película, ¡deberías verla otra vez!, pero ésta que sea conscientemente. Te dejo por aquí un extracto de 2 minutos:

Tienes que comprender que la mayor parte de estas personas son todavía parte del sistema y que eso las convierte en nuestros enemigos. Tienes que comprender que la mayoría de la gente no está preparada para ser desconectada. Y muchos de ellos son tan inertes, tan desesperadamente dependientes del sistema, que lucharían para protegerlo.Morfeo en 'Matrix'

La realidad, la de los 5 sentidos

Como te decía al principio, todo lo que ves, escuchas, hueles, tocas o saboreas es la PERCEPCIÓN de la realidad. La realidad en sí, como dice su definición, es algo abstracto. Realmente es algo que no existe y que depende del observador.

Esta dimensión en la que vivimos la codificamos a través de nuestros sentidos, al igual que cuando pones la radio sintonizas con una emisora y cuando mueves el dial, sintonizas con otra.

Nosotros percibimos o codificamos esos átomos en movimiento a través de nuestros sentidos y nuestro cerebro es el encargado de codificar toda esa información para mostrarnos esta «realidad» que conocemos.

Podríamos decir que lo que vemos como realidad puede ser un sueño, pues nuestro cerebro percibe de la misma forma los sueños a como lo hace con realidad, el diferencial es que sabe distinguir lo que es un sueño de lo que es la realidad.

Es decir, tu cerebro no tiene una forma de crear los sueños y otra forma para crear la realidad, es la misma parte del cerebro la que te permite ver ese objeto que ves en sueños a los objetos que ves en la realidad.

Por lo tanto, no eres tú el que está en el mundo, es el mundo el que está en ti. Por lo tanto, estás creando, tu cerebro está constantemente creando esta realidad, la tuya, no la mía.

El problema aquí es cuando nos hacen ver la misma realidad para todos, que es lo que hemos explicado más arriba.

Las piedras son sólidas porque tu cerebro interpreta las señales que tus sentidos, en este caso la vista, manda a tu cerebro, o el sol brilla porque hay señales eléctricas que van hasta tu cerebro, pero NO hay luz en tu cerebro.

¿Te das cuenta de la magnitud que esto tiene? El mundo, todo lo que ves, lo que oyes, lo que sientes…, es energía que vibra en el espacio y que tú, con tus sentidos, puedes descifrar para vivir esta realidad.

Esto, querido Neo, es matrix.

Tu cerebro crea tu mundo

Tus sentidos son receptores que emiten señales eléctricas al cerebro y es éste el que crea nuestra realidad, el mundo que ves, no está ahí afuera, está dentro de ti, entonces, ¿podemos cambiar nuestro mundo? Sí, claro que puedes, puedes crear lo que quieras con tus pensamientos.

Ahora puede que empieces a entender un poco la manipulación a la que estamos sometidos (lo que explicaba antes). El mundo no es lo que parece, el problema es que han conseguido que todos nuestros cerebros vean lo mismo, en vez de tener una experiencia propia.

En este aspecto, nos queda mucho trabajo como especie y en la espiritualidad está la sabiduría y el conocimiento del verdadero Ser humano.

Nosotros no hemos nacido para estudiar, para luego trabajar, para luego enfermar y finalmente morir. ¡No! hemos nacido con otro fin, estamos aquí para algo más ¿qué sentido tiene nacer, o venir a este planeta, sólo para conseguir dinero?

Es lo que hacemos y por lo que nos educan, es para lo que han creado esta realidad cruel de la cual no sabemos salir, porque no sabemos que el mundo lo creamos nosotros porque está dentro de nosotros.

Deja un comentario