¿No sabes qué hacer con tu vida? Las respuestas están en ti

No voy a darte ninguna pauta de lo que necesitas en tu vida, lo vas a hacer tú mismo/a cuando termines de leer este post.

Comenzar a decirte qué es lo que te pasa, qué debes hacer o cuál es el momento por el que estás pasando sería repetirte eso mismo que tú te preguntas prácticamente a diario.

Sería darle más valor a eso que te ocurre y repetirte lo mismo que ya puedes encontrar en otros sitios de Internet.

No se trata de saber qué te pasa, sino de ver qué eres capaz de hacer cambiando el punto de vista que tienes de tu propia vida.

Se trata de que tú seas tu propio maestro/a y veas realmente el potencial que tienes para crear tu realidad.

Piensa que eso que sientes, ya sea frustración, ansiedad, falta de autoestima, etc, solo está en tu mente (tu mundo interior) y es lo que provoca el estado de ánimo que tienes ahora mismo.

Ahí fuera, en el mundo exterior, hay un sin fin de oportunidades y abundancia, solo tienes que encontrar las herramientas necesarias para construir esa vida que tanto necesitas.

Esa sensación, esa pesadez que sientes o ese bloqueo que tienes es lo que te ha traído hasta aquí, es lo que te está empujando a buscar respuestas, a encontrarte contigo mismo/a.

Lo creas o no, eres tú quien está listo para cambiar y es el universo el que está conspirando para que eso suceda. 

Si te esfuerzas, buscas, tienes paciencia y constancia, todo empezará a tomar color, apareciendo esas personas, cosas, situaciones o momentos que darán pie a encontrar tu camino.

Esa energía, esas ganas de cambio y ese entusiasmo que tienes por encontrar tus respuestas (que ahora mismo puedes llamar confusión) es lo que te ha traído hasta aquí.

Esa confusión que tienes por hacer algo con tu vida es lo que ha hecho que nos encontremos, pero déjame decirte que no es confusión, eres tú empezando a caminar hacia el éxito.

Estás comenzando a subir tus primeros peldaños y tienes que saber que llegar a la cima dependerá de ti, de tu capacidad para aguantar las caídas.

Hay veces que retrocedemos en nuestro camino, que bajamos varios escalones de golpe en vez de subirlos, pero de ti depende tomártelo como una «derrota» o como un aprendizaje.

Si decides que es una derrota fracasarás, te lamentarás y dejarás tus objetivos mucho antes de lo que piensas. En cambio, si te decantas por la opción del aprendizaje tomarás impulso para volver a subir.

Ten en cuenta que:

Si piensas que algo no es posible, estás en lo cierto.

Piensa qué te puede hacer feliz en la vida

Algo tan fácil como puede ser pensar, suele ser uno de los pasos más complicados para comenzar a construir tu nueva vida.

Necesitas saber qué es lo que quieres hacer o qué es lo que te hace feliz. 

Sé realista contigo mismo sin llegar a caer en la codicia o en una ambición desmesurada que nada tiene que ver contigo.

Me refiero a que te marques objetivos realistas conforme a tus posibilidades, de nada te sirve pensar en querer ser jugador de fútbol profesional si nunca has jugado al fútbol.

Además, muchas personas piensan únicamente en el dinero o asocian directamente el tener éxito en la vida con la fortuna material, sin embargo lo que tienes que buscar es tu realización más allá de amasar una gran fortuna.

Si consigues tu realización, sea la que sea, llegarás a ser feliz y eso tiene mucho más valor que todo lo material que hay en el mundo.

Hay personas tan pobres que lo único que tienen es dinero.

Una vez consigues realizarte y encuentras eso que verdaderamente es tu vocación, con total seguridad tendrás todo lo necesario para tu felicidad.

Al final, de lo que se trata es de eso mismo, de ser feliz.

Hazte las preguntas adecuadas

Tienes que empezar por conocerte a ti mismo/a, y averiguar qué es lo que mejor se te da en la vida.

Todos tenemos dones únicos que nos diferencian de todas las demás personas. Es lo que comúnmente se llama «marca personal».

Por lo tanto, deberías indagar un poco en tu interior, coger papel y lápiz y hacerte algunas preguntas como:

  • ¿En qué puedo destacar del resto?
  • ¿Qué se me da bien hacer?
  • ¿Es un reto objetivo o es un sueño imposible de alcanzar?
  • ¿Dispongo de tiempo suficiente para lograr mis objetivos?

Ten en cuenta que eres tú la única persona que puede contestar a estas respuestas con sinceridad. Tienes que auto examinarte a ti mismo y ver tus posibilidades de forma objetiva.

Descubrir tus dones, conocerte mejor a ti mismo es algo crucial para empezar a cambiar tu vida.

Da igual si tienes 20, 30 o 40 años, o incluso más, la edad es lo de menos, lo importante es tener en mente tus objetivos, ser realista y ponerte manos a la obra.

Evidentemente hay muchas más preguntas que tendrás que hacerte, pero eso ya dependerá de la meta que quieras alcanzar.

Es conveniente que hagas este ejercicio durante algunos días. Tómate el tiempo que necesites y explora dentro de ti cuáles son tus cualidades más destacadas.

Éstas pueden hacer que te cambie la vida drásticamente, luego tendrás que encontrar la forma para hacerlo.

Necesitas autoestima para cambiar tu vida – Cree en ti

Tienes que mantenerte con un estado mental optimista y positivo, así que prepárate para escuchar toda clase de opiniones sobre tu proyecto o forma de vida nueva.

Es importante que te enfoques bien en lo que quieres una vez que sabes y estás seguro/a de que puedes llegar a eso que deseas.

La gente de tu alrededor puede ser muy cruel aunque no se den cuenta.

Cuando tienes un objetivo en mente tienes que creer plenamente en ti y no confiar en nadie. Lo que quiero decir es que no delegues en otras personas la responsabilidad que a ti te ocupa.

Hay mucha gente que por pereza busca atajos en su camino, pero no es momento, no al menos al principio.

Una vez que tienes tu objetivo conseguido, tu meta, has llegado a la cima, entonces sí es momento para comenzar a delegar en otras personas algunas tareas que te puedan restar tiempo para seguir creciendo o consiguiendo otras metas.

No escuches a los demás

Las personas de tu alrededor serán los primeros en juzgarte, en poner a prueba tu autoestima.

Los primeros comentarios de: «No te veo yo haciendo eso, aun así tu inténtalo» o «¿Por qué no estudias algo, no crees que será mejor opción?»

Comentarios de ese estilo pueden ser muy común en tus padres, amigos, familiares, pareja, etc…

Todo basándose en la percepción errónea que pueden tener de ti o de tu pasado, pero tienes que tener en cuenta que tú has decidido cambiar tu vida.

Por lo tanto tú ya no eres la persona esa del pasado, tienes que hacer un reset en tu mente y pensar únicamente en trabajar en tu presente para construir ese futuro que deseas.

Tener a alguien que nos de un consejo está muy bien, incluso buscar ayuda en algún coach, pero ten en cuenta que el que tiene que hacer el trabajo eres tú.

Los demás siempre te darán su punto de vista basado en sus experiencias, expectativas o su percepción de la realidad o la vida.

Cuando quieras emprender algo, habrá mucha gente que te dirá que no lo hagas; cuando vean que no pueden detenerte, te dirán cómo tienes que hacerlo; y cuando finalmente vean que lo has logrado, dirán que siempre creyeron en ti.

John C Maxwell

Cada uno de nosotros tiene un camino y una forma de hacer de las cosas. Hay infinitos caminos para llegar a una misma meta, el tema aquí es encontrar el que se adapta mejor a tus pasos, a tu ritmo, a tu forma de ser.

Hay que escuchar a los demás, pero no hay que dejar que sus consejos alteren tu plan principal.

Tienes que estar mentalizado y no dejar que nadie ni nada te diga qué puede, o no, ser posible.

No dejes que nadie te marque los pasos, sé tú el creador/a de tu vida

Ten en cuenta que la mayoría de las personas que no han llegado a encontrar su objetivo en la vida es por culpa de escuchar a los demás.

Seguro que conoces a alguien con este caso (igual puedes ser tú mismo/a).

Esos padres que desde niños te están diciendo qué es lo que tienes que estudiar, por qué camino has de ir o qué carrera debes escoger.

Cuando esa persona llega a la universidad y después de varios años termina la carrera (si no se rinde antes), se da cuenta de que eso que ha estudiado durante toda su vida no le hace feliz.

Ha desperdiciado su tiempo y lo único que ha conseguido es darse cuenta de que ha fracasado, no es feliz.

Ahora tiene 2 opciones, encontrar su verdadera vocación o lamentarse toda su vida por el tiempo tan valioso que ha perdido.

Céntrate en pequeños objetivos

Dentro de tu meta tienes que marcarte pequeños objetivos para hacer que tu viaje sea más cómodo y mantener siempre tu autoestima en un nivel óptimo.

Imagina que tu meta es llegar a escribir un libro, por ejemplo. Pues no quieras empezar por el final ni por lo más complicado.

No quieras empezar buscando una editorial que te publique el libro si todavía no has empezado a escribir. Deja esas cosas para cuando toque hacerlas.

Empieza pensando sobre qué quieres escribir, cuál va a ser el tema general de tu libro. Márcate este objetivo como principal, saber de qué va a ir tu libro.

Una vez ya sabes el tema sobre el que vas a escribir, empieza por desgranar su estructura, los capítulos y los títulos sobre los que vas a escribir.

Cuando tengas ese objetivo terminado, comienza por escribir sobre cada uno de los títulos o capítulos anteriores.

Así hasta llegar a terminarlo completamente, tener un diseño de portada y contra portada, un contenido estructurado, etc…, hasta llegar a su publicación.

Es cosa de organizarte, de empezar por el principio y de tener siempre los pies en la tierra. De mantenerte siempre con un nivel de motivación óptimo.

Por eso es crucial que dentro de tu gran meta la desgloses o simplifiques en pequeños objetivos. No puedes empezar a pensar en tener éxito si todavía no has empezado a subir escalones.

El éxito es tu último escalón y una vez alcanzado te darás cuenta de que puedes conseguir mucho más, por lo que ese objetivo inicial se convertirá en otro pequeño objetivo de otra gran meta.

No puedes ir pensando en el éxito, ve poco a poco. No puedes pretender obtener resultados rápidos porque cada cosa tiene un tiempo.

Si comienzas poco a poco, pasito a paso, subiendo los escalones de uno en uno llegarás a la cima.

No trates de llegar antes de tiempo a tu meta

Si lo que quieres es obtener ventaja e ir subiendo los escalones de 2 en 2 o de 3 en 3, ¡ten cuidado!.

Querer obtener ventaja de una forma rápida, en la mayoría de los casos suele tener consecuencias negativas que, aunque en un principio pienses que puedes ir más rápido, pueden llegar a ralentizarte mucho más.

Igual que si pretendes delegar ciertas tareas por pereza o porque piensas que así será más rápido.

Hazme caso, a menos que cuentes con una gran presupuesto o un gran proyecto que requiera de grandes recursos y los tengas, no te obsesiones con esto.

Tú eres el responsable y el que tiene que llegar por sus propios medios a su destino, así que evalua esto bien.

Conforme a los recursos que tienes, tienes que ver cuáles son tus posibilidades, pero de nada te sirve buscar en otros el esfuerzo que tienes que realizar tú.

Usa tu sentido común y valora siempre que es bueno para avanzar y que es bueno para hacerte retroceder.

La formula del éxito es el fracaso constante

Hay que preparar tu mente, hay que hacerla fuerte y que esté lista para tener grandes fracasos.

Todas esas personas que han tenido un gran éxito en sus vidas han fracasado mucho más de lo que te puedes imaginar.

Ese camino de rosas, ese dinero fácil que muchos prometen o esos resultados que llegan en unos pocos meses no forman parte de esta realidad.

Todo objetivo en la vida pasa por 4 grandes aptitudes:

  • Esfuerzo,
  • Paciencia,
  • Constancia,
  • Sacrificio.

Y ten en cuenta que a mayor sea tu objetivo estas cuatro aptitudes aumentaran exponencialmente.

Dentro de todo esto existen las experiencias, que no es más que «cosas que nos ocurren» y que nos hacen aprender de la vida o las circunstancias.

Hay mucha gente (la mayoría) que a esto le llama fracasar, pero nada de eso. Todo fracaso tiene algo que enseñarte.

¿A caso crees que todo en la vida de Steve Jobs o cualquier otro gran emprendedor a sido todo un camino de éxitos?

Nada de eso. Todos los grandes emprendedores han tenido grandes fracasos, nadie puede decir que todo ha ido bien, que nunca ha fracasado (experiencia).

El problema aquí es que parece que está mal hablar de ello y hemos creado una falsa percepción de lo que es el éxito.

El éxito lo componen grandes fracasos, forma parte de él mismo, así que tienes que tener claro que para alcanzarlo tendrás antes que fracasar muchas veces.

De nada te sirve comenzar tu proyecto, tener un fracaso y abandonar. Tienes que insistir, buscar otras opciones, oportunidades, caminos, etc.

Piensa siempre que fracasar forma parte de tu camino, son tus experiencias y es lo que te hará aprender y crecer tanto como persona como en la vida.

La gran mayoría de nosotros, alguna vez, en el proceso de aprender a montar en bici (o una vez que aprendimos) nos hemos caído, pero no por ello hemos dejado de hacerlo.

Lo que ha ocurrido es que hemos aprendido a no caernos, a tomar las precauciones necesarias para no tropezar en el mismo sitio.

Solo así aprendemos, en este sentido y en la vida en general. Tenemos que tropezar para aprender.

Así que piensa en el fracaso como parte de tu éxito pues, en cada tropiezo estás más cerca de alcanzar tus objetivos.

Tu pasado ya no existe, no te refugies en él

El pasado no existe y el presente tiene el poder de crear tu futuro, así que ponte manos a la obra y olvida todo lo que has sido.

No puedes condicionarte por tu pasado, por lo que has vivido en tu vida o por la actitud que has tenido. Si estás dispuesto/a a cambiar, hazlo.

Hay personas (tú puedes ser una de ellas) que piensan que porque tienen una cierta edad ya no pueden hacer ciertas cosas en la vida.

Que como no han estudiado ya no tienen tiempo para hacerlo o que como ya tienen ciertas responsabilidades no pueden conseguir esos objetivos.

¡Y tienen razón! Si estás convencido de que algo no es posible se hará realidad (es el poder del universo).

Por otro lado, si crees que, a pesar de tus responsabilidades, edad, etc, puedes conseguir tus metas, estás en lo cierto, lo conseguirás cueste lo que cueste.

Todo parte de tu punto de vista y de las excusas que te pongas a ti mismo.

Siempre hay tiempo para hacer o conseguir eso que quieres, el problema viene de tu aptitud y actitud y de las ganas y empeño que quieras ponerle.

Evidentemente, si tienes muchas responsabilidades y dispones de menos tiempo las 4 aptitudes que te dije más arriba aumentaran exponencialmente, pero eso no quiere decir que no puedas.

Por eso mismo no tienes que refugiarte en tu pasado y pensar que fuiste madre muy pronto o que por tu trabajo actual no puedes conseguir tu sueño.

Lo que estás haciendo es excusarte para no esforzarte, pero sí que es posible.

Administra tu tiempo, tu vida y borra de tu diccionario la palabra «no puedo», así conseguirás llegar donde quieras (tardes más o menos) y encontrarás algo que muy pocas personas pueden disfrutar: La felicidad.

Mi experiencia

Hace algunos años yo me encontraba realmente así, no sabía qué hacer con mi vida. Después de que ésta me impusiera una serie de cambios, tuve que tomar algunas decisiones.

Aun así, con el paso de algunos años fui consiguiendo mis objetivos y a día de hoy puedo decir que me jubilé con 34 años.

Sigo haciendo cosas y no paro de marcarme objetivos, pero ahora tengo una base y conseguir los demás es algo más «fácil» que cuando empiezas de cero.

Actualmente he sustituido la palabra «trabajo» por «disfrute» y gracias a la vida que me he construido puedo disfrutar de las cosas que verdaderamente tienen valor para mi.

Yo no necesito grandes cantidades de dinero, lo que sí necesito es gran cantidad de tiempo para hacer lo que me da la gana cuando me da la gana.

Tener independencia y libertad total es para mí mi mayor felicidad.

Cada persona necesita algo diferente, por eso he intentando ser objetivo en este post sin condicionar tus decisiones. Eres tú quien tiene que ver lo que necesita y luego ponerse a trabajar duro.

Lleva el timón de tu vida, no ha nada más gratificante que eso.

Sentirte realizado y encontrar tu vocación son parte de una vida feliz y llena de éxito. Una vez lo encuentras tienes el dinero justo para vivir esa vida, ni más ni menos.

Todo llega en su justa medida, por eso es tan importante que te centres en ti, en tus sueños y en esa vida que es ideal para ti.

Tienes que ser «egoísta» en este sentido, pero tienes que pensar que la vida que estás viviendo te pertenece a ti y no a los demás.

Olvídate de prejuicios y de aquellos que te intenten manejar, da igual quien sea. Sé fiel a tus principios y a tus sueños y esa vida que esperas se hará realidad.

   
Germán Moreno

Nada es casualidad, todo tiene un por qué, por eso estás aquí. ¡Conóceme!

Deja un comentario